Digital Witness

Entre empachos, resacas y crisis (de ansiedad) consigo diseñar el banner para un estupendo escritor que incluso me incluye en un fantástico poema-político con bombas y coches que vuelan. Me llena de orgullo y satisfacción. Y de regalo una bonita música de alguien que vuelve y que supera con creces cualquier innecesaria comparación con Björk.