Lo episódico agota

Amenábar en San Sebastian 2015. Foto: Carlos Álvarez.
“Sufro una frustración: no soy animal televisivo, como espectador. Me da mucha envidia ver compañeros míos que se ven temporadas enteras, les envidio, ya que pueden estar disfrutando horas y horas. Y yo, a las dos horas, finalizo de ver una película. Me cuesta el concepto “serie”, lo episódico, me agota. Empiezo con una serie, veo tres episodios, y pienso “qué fantástico”, pero luego me queda acabar la primera temporada…más cuatro temporadas más…y acabo abandonando. Creo que podría implicarme en un formato de tres episodios, me parece interesante, digamos tres actos.” 

Alejandro Amenábar en El Buque Maldito #24.
Entrevista realizada por Diego López.

De pasión mortal moría

La Adrianne Barbeau de Cannonball Run (1981) escucha atónita la historia que le cuenta aquella mujer policía: - En 2002 la Academia de Cine española escoge Los lunes al sol (2002) para representar el país en los Oscar. No llega a la final pero ese año, en el que todavía nos creemos ricos y el paro sólo es ficción, le llueven Goyas a cascoporro. Mientras tanto y durante el camino, un Almodóvar ninguneado logra por su cuenta dos nominaciones a los Oscar por su excelente Hable con ella (2002): mejor director junto a Rob Marshall (Chicago), Stephen Daldry (Las horas), Martin Scorsese (Gangs of New York) y el ganador Roman Polanski (El pianista). Nada mal para un manchego rebotado. Tampoco nada mal cuando Almodóvar consigue el Oscar al mejor guión original (Y tu mamá también, Gangs of New York, Mi gran boda griega y Lejos del Cielo eran sus competidoras) por una emotiva y fragmentada historia de hospitales, bailes, toros y desamores-. Mientras tanto y al final de todo esto, la mujer policía le perdona la multa a la Adrianne Barbeau sólo si ésta promete dos cosas: no parpadear durante la escena de Caetano Veloso y aplaudir tras El Amante Menguante, el estupendo corto que Javier Cámara mira en la filmoteca de Hable con ella.

Caminos de libertad y rebelión

La Universidad de Barcelona lanza Road Movies: Camins de llibertat i rebel·lió, un apoteósico ciclo de cine coordinado por Alexis Racionero. En Enero llega Fellini con La Strada (1954), en febrero derrapa Dennis Hopper con su Easy Rider (1969), en marzo abróchense los cinturones que viene nuestro Difuminado (2014), abril contará con el fantástico Edipo Rey (1967) de Pasolini y en Mayo cierra el ciclo Percy Adlon y su mítica Bagdad Café (1987). Entrada gratuita, Aforo limitado!.

El Rey Arturo

“El problema es que buena parte del cine actual lo hacen tipos que son unos pijos y unos hipsters, que toman el café descafeinado y no tienen sangre en las venas. Hacen cine taxidérmico, despojado de corazón, de tripas y olores. Yo reivindico la opción del malestar. El malestar es lo que hace que te muevas. Hay que provocar.” (El Periódico)

El blanco y negro es la única posibilidad de retratar la realidad. La fotografía en color hace cosas muy extrañas. Los más grandes fotógrafos han sido alérgicos al color. Recuerdo haber visto hace unos años los campos de concentración de Kosovo y me resultaron igual que los de los nazis. Y, sin embargo, no eran conmovedores porque eran a color. Resultaba rarísimo. Había algo que me separaba de las víctimas. Y lo que me separaba era la realidad. La realidad es en el blanco y negro, no importa lo colorida que sea. Picasso decía que el color debilita. Y si piensas en el Guernica, lo entiendes”. (El Cultural)

Arturo Ripstein

Retro Sensaciones


Lluís Josep Comerón y Antonio Isasi-Isasmendi. Foto: Filmoteca de Catalunya
La otra tarde la Filmoteca de Catalunya homenajea a Antonio Isasi-Isasmendi y lo celebra con la proyección de la Estambul 65 (1965), que ahora mismo está cumpliendo su 50º aniversario. Y gracias al gran Lluís Josep Comerón, que también será homenajeado en breve, no podré evitar el encuentro con un emocionado Isasi y pedirle su rúbrica en el póster de Verano para matar (1972), una verdadera joya con música de Luis Bacalov que el loco de Tarantino sustrajo para su segundo Kill Bill (2004). Y ahora que todavía queda espacio y tiempo me permito el lujo de linkar también Las Vegas 500 millones (1968), pieza central de su estupenda trilogía internacional en la que aparece un precioso Ford Mustang blanco, exactamente igual que el que tenemos en un instante montañero de Difuminado (2014). Ahí queda el homenaje implícito.

Melodrama Pop

Lo que podría ser un instante del mítico Batman televisivo de los sesenta resulta que pertenece a un melodrama del director de La ley del silencio (1954) con Kirk Douglas, Faye Dunaway y Deborah Kerr. Lo mejor de todo es la frase promocional del póster: “Si su esposa insiste en que la vean juntos, tenga cuidado”.

El Compromiso (Elia Kazan, 1969).

Cazador de imágenes

Ya comprendo que los otakus más exigentes no la valoren demasiado pero por alguna extraña razón que sobrepasa lo artístico me lo pasaré realmente bien con esa primitiva adaptación del manga de Tsukasa Hojo, que es un artista que trazó un tercio de mi adolescencia con aquellas bellas mujeres de piernas largas y armas cargadas. Y habrá una escena en la que Jackie Chan repartirá hostias en una sala de cine donde proyectan Juego con la muerte (1978) y se producirá una simpático meta-diálogo con un Bruce Lee de mallot amarillo ocupado en derribar al enorme Kareem Abdul-Jabbar. Pero si la wikipedia no me falla recordaré que ese ficcionado encuentro entre maestro y discípulo tendrá lugar en Operación Dragón (1973), en la que el amigo Jackie en modo esbirro-figurante se dejará partir el cuello por un sufrido Bruce al que poco después le cruzarán la cara en una sala de espejos.

City Hunter (Wong Jing, 1993).

Megahit emocional

“Siempre hay por qué vivir, por qué luchar, Siempre hay por quién sufrir y a quien amar, Al final, las obras quedan, las gentes se van, otros que vienen las continuarán, la vida sigue igual…”

La vida sigue igual (Julio Iglesias, 1969) + Love 3D (Gaspar Noé, 2015)

Escoge la Policromía

El programa cultural Tria 33 (Canal 33) perpetra un reportaje sobre los Cineclubs de Catalunya e incluye unos fragmentos de Policromía (2010). En el minuto 07:00 empieza la sección. En el minuto 13:49 aparece fugazmente aquella película a tres colores sobre ficciones y fricciones.

Linchamiento soviético

No me importa que te pongas Eraserhead (1977) para desayunar ni que vayas por los sitios desencriptando Mulholland Drive (2001). No te puedes considerar un fanático de Lynch si no te has visto al menos una de sus películas doblada al ruso. Con subtítulos opcionales…también en ruso. 

Twin Peaks: Fire walk withe me (David Lynch, 1992).

Galería de Monstruos

Cameron Diaz, Al Pacino, Oliver Stone y Fidel Castro caricaturizados en la galeria de
Un Domingo Cualquiera (Oliver Stone, 1999).

Demonios en su mente

“Van Gogh desahogándose con Gauguin: -“Paul, si miras atrás, verás que gran parte de nuestra vida se ha desperdiciado en soledad”. Todos necesitamos amigos-. Pobre Van Gogh. No sabía si era hombre o mujer, se sentía empujado, pintando constantemente bajo el sol destellante, produciendo una obra maestra tras otra. ¿Dónde estaban los críticos entones? Ni uno solo dijo en toda su vida: “Tienes talento, eres un maestro”. Nada. Y finalmente el pobre Vincent, de pie en el campo de granos que maduran, acosado por los cuervos que revolotean a su alrededor y se convierten en demonios en su mente. Y luego, el disparo. No logró suicidarse y lo recuperaron para una muerte lenta”.

Lo cuenta Kirk Douglas en El Hijo del Trapero (Ediciones B, 1988) 
a propósito de Lust for Life (Vincent Minelli, 1956).

Voy a quemar Berlín

La noche nos hará temer algo Irreversible mientras avanzamos por las calles de El Odio y afloran conflictos al más puro estilo Pusher que nos sacudirán Deprisa, Deprisa y sin cortes hasta el final de este apabullante plano secuencia real que dirige Sebastian Schipper, actor habitual de Tom Tykwer. Aunque la verdadera victoria de todo esto se la llevan la estupenda y premiada Laia Costa y Sturla Brandth Grøvle, el aplaudido operador de cámara que aparece merecidamente como primer crédito al final de todo este desmesurado e intenso cóctel molotow que debería visionar todo el lumpen que se precie.

Victoria (2015) se estrena el próximo 23 de Octubre.

Espacios de odio y muerte

La Teoría Pasternak nos indica que a cuantas más plazas ocupadas en un avión más posibilidades hay de ingresar en un frenopático. Porque lo más habitual entre nosotros, perfectos enfermos adiestrados, será la capacidad de llenar el ascensor de la comunidad más próxima.

Relatos Salvajes (Damián Szifron, 2014) + El que val la pena de veritat (La Casa Azul, 2013).

Si esto no es bonito…

Cuando yo volví de la segunda guerra mundial, mi tío Dan me dio unas palmaditas en la espalda y me dijo: “Ya eres un hombre.” Por eso le maté. Bueno, la verdad es que no lo hice, pero les aseguro que tuve ganas. Dan era mi tío malo, el que dijo que un varón no se hace hombre a menos que haya ido a la guerra. Pero también tuve un tío bueno, mi difunto tío Alex. Era el hermano pequeño de mi padre, un licenciado en Harvard sin hijos que se ganaba el pan honradamente vendiendo seguros de vida en Indianápolis. Había leído mucho y era muy sensato. Su principal queja sobre los demás seres humanos era que, cuando son felices, pocas veces se dan cuenta. Por eso cuando bebíamos limonada a la sombra de un manzano en verano, por ejemplo, y hablábamos ociosamente a cerca de esto y de lo otro, zumbando casi como abejas, el tío Alex interrumpía de pronto la agradable charla para exclamar: “Si esto no es bonito, no sé qué puede serlo.” Y ahora yo hago lo mismo, igual que lo hacen mis hijos y nietos. Y, por favor, les insto también a ustedes a fijarse en los momentos felices y a exclamar o murmurar o pensar: “Si esto no es bonito, no sé qué puede serlo.”

Un hombre sin patria (Kurt Vonnegut).

A golpe de culata

Ahora que la cantante de St.Vincent es carnaza para la prensa rosa no estaría de más que algunos periodistas, además de interesarse por sus amores, se acercasen a los flipantes discos de esta rizada y virtuosa artista. Mientras tanto, siguiendo la absurda estela de rehacer cosas que no estaban rotas, ya le estoy pidiendo a Annie Clark que protagonize mi remake de…

Fanny Pelopaja (Vicente Aranda, 1984).