Periodo refractario


La mejor frase de todo el libro de Chuck Palahniuk es precisamente la que su adaptación cinematográfica acorta, mutila o no se atreve a mostrar en su totalidad: “Está claro, la peor mamada es mejor que, digamos, oler la mejor rosa o ver la mejor de las puestas de sol. Mejor que oír reír a los niños”.

Asfixia (Clark Gregg, 2008).

Percepción marchitada


Qué divertido resultará comprobar cómo algunas películas, que en su estreno fueron vapuleadas por críticos snobs, se convertirán en nuevos clásicos cuando se cumplan las efemérides de turno.
  
Abierto hasta el amanecer (Robert Rodriguez, 1995).

La misma piedra

Durante aquella primavera de 2012 debería haber viajado hasta aquella ciudad, gastarme los dineros en presenciar una obra de teatro que a priori daba pereza y acercarle a su director un dvd de la extraordinaria Intimidad (2001) para que estampara su firma. Habrá otra ocasión-pensé-habrá más oportunidades-me afirmé. Patrice Chereau murió en otoño de 2013. Desde entonces camino sujetando un rastrillo, intentando no tropezar con la misma piedra.

Licencia para fascinar

En la foto: Guy Hamilton con Sean Connery y Shirley Eaton en el set de Goldfinger.
Si lo pienso un segundo, sospecho que fue la película más importante de mi infancia. Si lo pienso dos segundos, me asaltan flashes de una rubia en la cama, un Aston Martin en la carretera y un montón de soldados cayendo a ritmo de John Barry. No lo pienso tres segundos o tendré que recordar al primer y al segundo agente con licencia para fascinar.

Goldfinger (1964). Guy Hamilton RIP (1922-2016)

Costumbrismo mágico

Cada cuatro o cinco años te vuelvo a mirar, para comprobar que sigues igual de bella, igual de mágica. Tus hermanas también me gustan bastante pero ya sabes que tú eres mi favorita, por ese inicio telefónico, por esa modelo bebiendo agua en botella de plástico, por esa perra atropellada a ritmo de Preisner, por todo lo demás y sobre todo, por ser una asombrosa cinta con viajes temporales sin flashbacks ni máquinas del tiempo.

Tres colores: Rojo (Krzysztof Kieslowski, 1994).

Pequeños milagros

Uno de mis textos preferidos de siempre lo escribe Ana Elena Pena en el recopilatorio Vamos a follar hasta que no enamoremos (Arrebato Libros):

Gente Vulgar

“Hay gente vulgar que se enamora de gente vulgar. Llevan una vida corriente, se enzarzan en discusiones triviales, mezquinas, y viven acomodados en una vida adocenada y gris. Mantienen una relación básicamente anodina, mediocre, convencional. Y duermen cada noche, uno al lado del otro, sin preguntarse nada más. Esa gente tan vulgar, tan gris, tan mediocre y anodina, inmersa en un amor tan trivial, también tiene niños. Os sorprenderá esto, pero a veces esos niños son asombrosamente extraordinarios”.

Ferrari fucked

Coincido con Fausto Fernández en que Tony Scott es el hermano que en realidad mola. Pero si aceptamos que el bueno de Ridley ya rodó sus dos obras maestras en 1979 y en 1982, podremos disfrutar sin prejuicios de una filmografía irregular que incluye un bizarro título hermanado con El fuego de la venganza (2004). Sólo por ese flashback que incluye un trío con Javier Bardem, Cameron Díaz y un Ferrari California ya deberíamos indultar a Ridley por alguna tormenta blanca y otra teniente rapada.

El Consejero (Ridley Scott, 2013).

Tras la huella de Sade

El gran Joan Ripollès Iranzo participa con un relato en Tras la huella de Sade, una obra que reúne a quince escritores y veintidós artistas visuales unidos por una generalizada admiración hacia este ilustre marqués. En el apartado de biografías encontraremos un bonito frame de Ripollès perteneciente a su espectacular aparición en Difuminado (2014) y en el apartado de eventos apunten esto en su agenda:

Jueves 7 abril a las 19:45
Presentación de Tras la huella de Sade
Con Joan Ripollès, Cristina Marín Chaves (autores de dos de los relatos), Jesús París (autor del poemario) y Paco Rallo (editor), con la presencia del artista visual Óscar Barbery.

Librería Loring Art, C/Gravina, 8, Barcelona.

Difuminar el aula magna

El gran Alexis Racionero en el coloquio post-difuminado. Foto: Su.


Fantástico pase de Difuminado (2014) en la Universidad de Barcelona. Muchas gracias a Lourdes Cirlot por el empuje inicial y a Alexis Racionero por sus bonitas palabras hacia nuestra película de pasiones estéticas. Desde su estreno en Sitges 2014, cada proyección de la peli está dedicada a personas que aprecio por un motivo u otro, en este caso el pase estuvo dedicado a Lluís Josep Comerón y a Carlos Benpar, que amablemente nos visitó en la Aula Magna. También pasaron por ahí Santiago Lapeira del col·legi de directors, el gran Marcos Prior que pudo presenciar su escalofriante cameo, de nuevo mi colega Isidre Monés que no sabe bien lo que me alegró verle ahí, una triple representación del fabuloso Olaria Team, los amigos del super Proyecto Naschy, nuestros queridos Albert Ortiz y Miliu Sande, la afable Nuria Martínez que siempre nos trata muy bien y un montón de conocidos y anónimos que ya me perdonarán si los olvido porque me hago mayor y la memoria me falla. Muchas gracias a los que nos ayudasteis en la difusión de nuestra excitante película y un abrazo difuminado a todos los asistentes. Habrá más.

"Difuminado" en la Universidad de Barcelona

VII Cicle de Cinema a la Universitat - Road Movies: Camins de llibertat i rebel·lió
 Lunes 14 de marzo a las 18,30h Proyección de Difuminado (2014). Modera Dr.Alexis Racionero.
Aula Magna Edificio Histórico de la UB (Universidad de Barcelona)
Gran Vía de les Corts Catalanes, 585. Aforo Limitado. Entrada gratuita

La Invasión Polaca

Foto vía Cinephilia and Filmmaking. De izquierda a derecha: 
Andrzej Zuławski, Andrzej Wajda, Agnieszka Holland, Roman Polanski, 
Ryszard Bugajski y Krzysztof Kieslowski en Cannes 1990.

From here to eternity


Ocurre que yo a Giorgio Moroder le conocía desde niño pero sin tener ni idea de que era músico. El álbum era Monstruos del Asfalto, los cromos ya eran adhesivos y todos los coches eran deslumbrantes. Había uno blanco especialmente acojonante. Su nombre compuesto sonaba a robótico. Se llamaba Cizeta Moroder y estuvo siempre en las conversaciones con mi hermano. Luego mirabas American Gigoló (1980), Flashdance (1983) o Scarface (1983) y te fijabas en el apellido del compositor musical pero no terminabas de encajar las piezas. Ocurre que a veces conoces las cosas antes de conocerlas. Como si siempre hubieran estado allí. Sólo hacia falta fijarse un poco.

Retro abducciones

De izquierda a derecha: Jordi Guasch, Toni Junyent, Ana Merchante y David Ayén dirigidos por Juan Carlos Olaria. Completan el reparto Vicente Higuera, Maribel Rovira, Jordi Ferrer, Carles Mir y más gente. Fotografía el asunto: Carlos Amurgo. Asiste al director: Manuel Bocero. Produce sin wifi: Angela Ulloa. La secuela que el cine español no se esperaba no podía titularse de otra manera: El hijo del hombre perseguido por un O.V.N.I.. Seguiremos informando.