El factor Halicki en 60 segundos




H.B. Halicki lo tenía claro. Si el verdadero protagonista es un automóvil acreditémosle como Starring. En este caso como Eleanor, nombre en clave del mítico Ford Mustang amarillo. Eso es pasión. En el segundo segmento de Death Proof (2007), Tarantino le rendía un bonito homenaje junto al Dodge Challenger de Vanishig Point (1971). Y aunque se agradece la caza entre las chicas guerreras y Kurt Russell, nadie ha superado todavía los 40 minutos de persecución final que Halicki dirige y protagoniza en su arrolladora Gone in 60 seconds (1974). Dos momentos: 1) La panorámica en que Halicki nos muestra los 48 coches robados. y 2) El salto del Ford Mustang ante un accidente de tráfico. Le siguieron The Junkman (1982), Deadline Auto Theft (1983) y Gone in 60 seconds 2 (1989). Un accidente le mató rodando esta última.