Cuando cambian el cartel (a peor)

Sitges 2007. Presentación de 2 proyectos de Filmax. Los carteles de las películas cuelgan frente al Hotel Melià. No se ustedes pero, ahora que se han estrenado con sus carteles oficiales, yo sigo prefiero los diseños (provisionales) que utilizaron para Cobardes y para Diario de una Ninfómana. Es una lástima porqué el de Cobardes contenía una composición muy buena, con esa imagen proyectada en la pizarra, con su borrador y sus tizas. El cartel final te invitaba fácilmente a no ver la peli. El detalle de la Torre Agbar (Barcelona) en el cartel provisional de la Ninfómana era genial. Podría parecer que el primer diseño era demasiado atrevido, pero visto el cartel final está claro que no les ha importado. Al contrario. No hay nada mejor para un film que provocar escándalo, ya no digamos si empezamos desde el cartel.