Las 50 mejores escenas de sexo en una película

Hace un año se realizó una lista con las 50 mejores escenas de sexo en una película. Lo mejor de estas listas es que nunca estas de acuerdo y siempre echas en falta algo. De las 50 finalistas me quedo con diez. 

50. Ken Park (2002). Larry Clark y Harmony Korine iniciaron sus carreras en Kids (1995) y crearon su mejor película en este puzzle de personaje llevados hasta el extremo. El trío final es mítico pero para potentes, los momentos anteriores con el chaval y la madre de su novia, así como la terrible escena entre la chica oriental y su novio atado a la cama. 47. Soñadores (2003). Es posible que no lleguemos a simpatizar con los personajes de este film, pero los juegos cinéfilos y sexuales de este trío recuperan a un Bertolucci en plena forma. 43. Átame! (1990). Presencia española en el ranking, cómo no, a manos de Almodóvar. El momento muñeco-bañera es genial. El polvo multi postura de la pareja: frenético y realista. 36. Boogie Nights (1997). En ocasiones, las escenas de sexo pueden hacernos distraer de la trama, sobretodo cuando vemos que es un pegote que no viene a cuento. En este caso, la escena de Julian Moore y Mark Wahlberg es uno de los mejores instantes de esta crónica del cine porno de los ‘70. Es increíble como, tratándose de retratar la industria pornográfica, la mejor escena sea filmada sin imágenes explícitas. Tan solo con el murmullo de la cámara como elemento principal. Meta-cine al rojo vivo. 31. Storytelling (2001). Sorprendente la aparición de esta escena en el ranking. Todd Solondz no había rodado ninguna escena de sexo hasta este film. El encuentro entre el profesor y la alumna desprende una potente violencia interior que luego se materializará en exterior. De hecho, es muy posible que sólo recordemos este instante de la película. Escena muy perturbadora. 29. Nine Songs (2004). Una pareja hace el amor en una habitación y asiste a nueve conciertos. Para muchos, Winterbottom rueda una película-no-película. Los conciertos tienen su gracia si te gustan los grupos pero poco más. Las escenas de sexo son explicitas y tiene momentos muy poderosos. Os podéis saltar las canciones. 19. Lucía y el Sexo (2002). Tras ver Caótica Ana (2007), esta es la única película de Julio Medem que soporto al completo, al igual que es la única película donde soporto a Paz Vega. Buenos encuentros de la pareja Ulloa-Vega acompañados de una bellísima música de Alberto Iglesias. Pero seguimos recordando más la sonrisa de Elena Anaya que otros instantes más pajeros. 13. Y Tú Mamá También (2001). En (muchas) ocasiones no entendemos la jerga chicana del film, pero la libertad de las escenas es admirable. La escena inicial de Gael García Bernal con su novia es frenética y divertida. El encuentro del pajillero Diego Luna y Maribel Verdú quizá es lo mejor del film. La pareja García-Bernal y Verdú tienen un polvo rápido en un coche pero no es muy destacable. El encuentro final del trío es la culminación de un film valiente, aunque sólo destacable por esta libertad y por sus planos secuencia. 3. Mulholland Dr. (2001). Los mejores instantes rodados por David Lynch han sido Blue Velvet y Lost Highway. Pero el encuentro entre las dos gatas asustadas de este film puso los ojos como platos a más de un espectador. La famosa escena del sofá es una de las muchas sorpresas de esta paja mental. 2. Una historia de Violencia (2005). Cronenberg ya había rodado grandes (y perturbadores) momentos en Crash (1996) pero con la pareja Viggo Mortensen-Maria Bello consigue el segundo puesto del ranking. El polvo de la escalera fue la guinda de un magnifico film que, junto al Indian Runner (1991) de Sean Penn, hará que muchas utilicen la tecla pausa para ver a un completo Mortensen. 

Bonustrack: Se echa en falta algún instante rodado por Paul Verhoeven, ya sea de los primeros años holandeses o de su etapa americana con Instinto Básico (1992), así como esa joya de Patrick Chéreau llamada Intimidad (2001). Pero si hay una escena que se echa realmente de menos es el encuentro de Halle Berry y Billy Bob Thornton en Monster’s Ball (2001). La película es dura, pesimista y desoladora a más no poder y la escena de sexo es espectacular. No sólo por la propia escena en sí misma, sino por el contexto liberador que supone ese instante. El amigo Daniel San me contó un detalle muy significativo: La VO del film nos muestra a una Halle Berry nombrando a Billy, y el personaje se llama Hank…