Aquellos dibujos para “Els contes del Nano Zombi”


Entre 1994 y 1996, Catalunya Radio emitía “Pasta Gansa”, un divertido concurso presentado por Mikimoto. Antes de responder a la pregunta que les daría fortuna, los concursantes escuchaban una serie de relatos narrados por Mikimoto, escritos por Eulalia Carrillo, Josep Maria Ferrer Sirvent, Francesc Orteu y Joan Tharrats. Estos relatos contenían series como “Amors imposibles”, “El maleter del cotxe” y sobretodo la que todos recordamos: “Els contes del Nano Zombi”. En apenas 30 segundos, se nos narraban las divertidas y terroríficas hazañas de un niño zombi que arrasaba y acojonaba todo lo que encontraba. Los relatos brillaban por sus demenciales historias y tenían como fondo musical un tema que compuso Pino Donaggio para la banda sonora de “Impacto (Blow Out, 1982)”, el genial film de Brian de Palma. Era tal la fascinación por esta serie que, con unos 15 años y mucho acné, quise adaptar estos relatos en forma de cómic. Nunca llegué a crear un cómic completo, pero sí que llegué a unos cuantos bocetos del personaje. Desde sergisogas.com, el autor nos cuenta una de sus experiencias como espectador del programa, y nos ofrece uno de los relatos que pudo rescatar. Han pasado más de diez años y ahora, aunque los retocaría de mil formas, rescato los dibujos originales y, al más puro Jodorowsky, hago feliz a ese adolescente que fui.

ELS CONTES DEL NANO ZOMBI (Francesc Orteu)

El carrer principal de la gran ciutat és ple de sucursals bancàries, sucursals on fan tota mena de regals als clients: bolígrafs, calendaris i caramels. Precisament això és el que busca… el Nano Zombi. Ell sap instintivament que dins de cada oficina hi ha una safata plena de caramels, i per això hi entra i el seu cap de síndria es desplaça discretament entre les cames dels clients, fins que arriba al taulell. Llavors s’enfila a un cendrer de peu i l’operari descobreix sobtadament la seva mirada d’ulls blancs. El Nano pren tants caramels com pot i intenta fugir, però el seu cap pesant li impedeix avançar amb agilitat i topa contra un guarda jurat que somriu confiat. I aquell somrís es converteix en una ganyota macabra quan el Nano li mossega el nas i se l’endú entre les dents cap al carrer. Per això, si quan sou dins d’un banc entra un xaval i pren caramels, no intenteu aturar-lo perquè podria ser… el Nano Zombi.