Un actor llamado Fred Ward

Seguro que os suena su cara. Su nombre es Fred Ward y ha hecho cientos de películas. Unas buena otras malas, no importa. Este actor siempre resulta creíble. Es de esos tipos a los que un día nominan al Oscar al mejor secundario y dices: ¿Dónde lo he visto yo antes?. Pero no hace falta que gane ningún premio para valorar sus trabajos. Una de las mejores películas donde intervino fue Fuga de Alcatraz (1979), del gran Don Siegel. En el film, un sufrido Clint Eastwood las pasa putas para evitar al jodido alcaide y lograr fugarse. Tiene dos compañeros de fuga y uno de ellos era nuestro Fred. Su rostro de permanente cabreo le sirvió perfectamente para interpretar al padre de Kelly Preston en Admiradora secreta (1985). Gran comedia ochentera a cargo del por entonces de moda C.Thomas Howell. A recordarla frase que lanza al novio de su hija: ¡Si la dejas embarazada te corto el pito!. Ese mismo año se convirtió en un héroe, o al menos lo intentó. La película era Remo: Desarmado y peligroso (1985) y Fred era convertido en una máquina de matar a manos de un sensei muy cabrón. Todo un precedente al Pai-Mei de Kill Bill. Remo es sometido a un duro entrenamiento y adquiere todo tipo de habilidades que conviene no imitar. La idea era crear una saga de films con este personaje pero la cosa no cuajó y ha quedado como esa emblemática película que nos cautivó a todos en televisión. En los noventa también ha dejado huella y participó en los divertidos y terroríficos films de Temblores (1990), en los que se cabreaba y luchaba contra unos terribles gusanos de arena. Se puso serio y dio vida al escritor Henry Miller en Henry & June (1990), a manos del siempre interesante Phillip Kauffman. Dado mi fascinación por la obra de Miller y mi admiración por este actor, una permanente contradicción me impide disfrutar con este film. Fred Ward es un gran actor pero quizá no el indicado para dar vida al bohemio escritor. Robert Altman también recurrió a él en sus dos mejores films de los 90 (y de su carrera). En El Juego de Hollywood (1992), daba vida a un colega ejecutivo de Tim Robbins, y un año después era uno de los pescadores que encuentra un cadáver en el rió de Vidas Cruzadas (1993). Actualmente sigue haciendo cine y televisión y lo hemos visto en Urgencias o Anatomia de Grey, pero siempre recordaremos una parodia que hizo a mitad de los 90. El cine de parodias ha experimentado un gran desgaste pero la trilogía Agarralo como puedas sigue conservándose como la genialidad que siempre ha sido. El tercer capítulo se llamó Agarralo como puedas 33 1/3 (1994) y en esta ocasión Leslie Nielsen debe infiltrarse en una cárcel y contactar con nuestro Fred. No sólo parodiaba su registro de Fuga de Alcatraz, sino que daba forma a un genial matón acompañado por la reciente fallecida Anne-Nicole Smith. Gran final para una de las mejores trilogías del cine, aunque vayamos de listos y siempre mencionemos la de El Padrino.