Ha muerto Stuart Rosenberg

Quizá su nombre ya no era recordado en estos tiempos. Quizá ni siquiera sus películas y eso que estamos hablando del director de “La leyenda del indomable”. No importa. Todos morimos y todo se olvida. Lo que permanece son los recuerdos, y en este caso permanece la influencia de sus films. Empezó dirigiendo serie de televisión como “Los Intocables”, “Twiligh Zone” o “Alfred Hitchcock presenta” y dirigió varias películas. Su film más emblemático es “La leyenda del indomable” (Cool hand Luke, 1967), drama carcelario con un impresionante Paul Newman. Quienes la hayan visto siempre recordaran varios momentos: la secuencia con su madre moribunda, el giro final de la cárcel, y sobretodo el diálogo que mantiene con Dios. Algunas décadas después Frank Darabont realizó “Cadena Perpetua”, un drama también carcelario que le debe mucho al film de Rosenberg. Sin “La leyenda de indomable” no existiría “Cadena Perpetua”. En los años 80, el final de su carrera se acercaba y rodó dos contundentes películas. “Brubaker, 1980” contaba con un Robert Redford como preso en otra película de cárceles que, junto con “Fuga de Alcatraz”, es referencial en el mundo del cine de barrotes. Años después llegó “Sed de Poder, 1984”, película clave para que Quentin Tarantino vistiera a sus Reservoir Dogs con traje y corbata. Para los críticos, Stuart Rosenberg no rodó obras maestras, ni falta que le hace. Rodó buenas películas y siempre contará con sus seguidores. El dvd y la televisión han recuperado su obra para siempre. Descanse en paz, Sr. Rosenberg (1927-2007).