La sonrisa de Barcelona

Foto: Pere Koniec
Si estás deprimido y paseas por las calles de Barcelona preguntándote porqué eres tan desgraciado, tienes una solución en las paredes de la ciudad. No es una aspirina que quita todo los males ni tampoco es un psicólogo que te aconseja. Tan solo es una sonrisa. Una sonrisa del artista urbano PEZ. Este autor no explica como empezó en el gran libro Barcelona 1000 Graffiitis de Rosa Puig Torres: “Un día salió un pez bastante gracioso y me di cuenta de que era más divertido pintar peces riéndose, y que con ellos podía transmitir mucho más que con unas letras”. De la misma forma que en Sant Boi tenemos a Hen y su pollo parlanchín, en Barcelona encontramos a este popular Pez siempre con algún motivo por el que sonreír. A veces aparece como sticker en una solitaria farola y en ocasiones podemos encontrarlo en las persianas de una tienda. Cuando el comercial de la tienda es listo y amante del arte contrata al Pez sonriente para que mejore no solo aquella vieja persiana sino toda la calle entera. Podemos encontrarlo en las paredes de El Raval, el Born, en ocasiones junto a otros artistas, en los que destacan las creaciones de “Birdie” o “Lolo”. Si lo paras a pensar hay pocos peces famosos, quizá “Nemo y su trouppe de Pixar” y otros diseños destinados al público infantil. Así que desde un blog que ama el graffiti bien hecho y con gracia no podía faltar este particular homenaje al único pez que respira fuera del agua. El único pez urbano azul que te va a sonreír cuando lo encuentres.