Tras el desencanto llega la energía

Rumble in the Bronx (Stanley Tong, 1995).