Miserias entre colegas

Por pedir que no quede. Lo ideal sería evitar las miserias, guardarlas en la papelera de reciclaje para que se desintegraran poco a poco y que la armonía fluyera entre colegas de fotogramas. Bonita utopía. Ocurre sólo en algunos casos, cuando el amor por el medio supera el inevitable ego del creador. Aunque lo habitual, en cualquier peldaño de la escalera, quizá siga siendo alguna variante de esto.