Mordisco después del café

Jonathan Demme dirige a Anthony Hopkins en El silencio de los corderos (1991).
Después de desayunar, concretamente a las 09:05, un director ultima los detalles para hacer célebre a un psicokiller. La otra opción sería a las nueve de la noche, pero preferimos creer que los productores respetan la jornada laboral. El doctor Lecter no tiene pinta de simpatizar con las horas extras.