Vamos al cine con Scorsese



El Scorsese más cinéfilo y autobiográfico aparece ya en su ópera prima Who’s that knocking my door (1968). Harvey Keitel lleva a su novia al cine. Y menuda sesión: Río Bravo (1959) y Scaramouche (1952). Esto sí que es pasión por los clásicos. 33 años después, Richard Kelly nos regala Donnie Darko (2001) y nos ofrece otra super sesión doble con Evil Dead (1981) y La última tentación de Cristo (1988) del propio Scorsese. El círculo se cierra, o casi.



Tras Boxcar Bertha (1972) y un poco antes de llevar a Cybill Shepherd a un cine porno, Scorsese vuelve a retratar el barrio y las bandas juveniles. Los protagonistas de Malas Calles (1973) intentan huir de los problemas y se meten a ver La Tumba de Ligeia (1964). Pero atención al programa. También pueden ver el mejor Corman con El hombre con rayos x en los ojos (1963). Y si ya quieren inyectarse una sobredosis pueden acercarse al Point Blank (1967) de John Boorman e incluso a los Husbands (1970) de Cassavetes. Esperemos que Doc acabe de preparar el DeLorean en breve.