Testigo felino presencia el acontecimiento


1961. Un gato llamado “gato” es abandonando en un callejón mientras su ama se aleja en taxi. A pesar de que los humanos regresan para recogerlo, el gato no olvida el agravio y acumula el rencor en sus genes. 18 años después, su tataranieto Jonesy presencia como una criatura empieza a eliminar a la raza humana, terminando así el rencor genético iniciado por el "gato" abandonado en la lluvia.