La última película de carreras de coches (Vanishing Point)

Efectivamente, hay veces que cogerías un Dodge Challenger para intentar llegar a ese punto límite. Ya sea en quince horas o en quince años. No hace mucho Tarantino le rindió algo más que un homenaje en el segundo segmento de Death Proof (2007). Y se entiende. Imposible apartar la mirada de un Dodge Challenger a todo trapo en unas carreteras hermanadas con Mad Max (1979). Punto Límite: Cero (1971), fascinante, nihilista y amargo film de Richard C. Sarafian.

*Bonustrack: No os perdáis Stylo, el videoclip de Gorilaz con un Bruce Willis-Interceptor.