30 años vistiéndose para matar



30 años también de duchas, museos y ascensores. Dressed to Kill (1980) vía Flickr de Jon Rubin.