Lo mejor de “My Blueberry Nights” es…


Wong Kar-Wai empieza a chochear.
Afortunadamente aparece el gran David Strathairn y salva el asunto (parcialmente…)