Cine: Broncas de Madrugada


En Sonata de Otoño (1978), Ingmar Bergman cuenta cómo una madre (Ingrid Bergman) pasa unos días en casa de su hija (Liv Ullman). Una noche, la hija empieza a recriminarle lo mala madre que ha sido y hay bronca durante toda la madrugada. Cuando uno creía que había visto algunas películas muy pesimistas aparece el especialista en dramones Mike Leigh y dirige Todo o Nada (2002). Si un día te sientes culpable por ser demasiado feliz y quieres pasarlo mal nada mejor que este drama familiar. Dudarás entre tirarte al río o a la vía del tren. Había leído que en este film Leigh se propasaba en situaciones desesperadas y personajes desgraciados. No iban desencaminados. Todo o Nada cuenta las historias cruzadas de tres familias vecinas. Hay muchos problemas, mucho dolor y una bronca familiar impresionante. Si en Sonata de Otoño la protagonizaban madre e hija, en este caso son marido y mujer los que mantienen una desgarrada discusión llena de reproches y muchas lágrimas. Afortunadamente existen los abrazos cómo poderosa cura. Otras pelis recomendables de Mike Leigh: Indefenso (1993), Secretos y Mentiras (1996) o una de mis favoritas: Career Girls (1997), que aquí titularon con pereza como Dos chicas de Hoy.