Un buzón con mensaje (y réplica)

“Yo soy el pasado, presente y futuro, desde los comienzos”. La réplica no tiene desperdicio.