Balanza inteligente

“Me he subido a una balanza en una farmacia y me ha parecido que pesaba demasiado. La delgada aguja subía hasta el límite cada vez más despacio, ha tardado casi un minuto en quedarse finalmente quieta, como si mi peso aumentara cuanto más tiempo pasara allí encima. He pensado que tal vez la balanza también pesara los pensamientos”.

Werner Herzog en Conquista de lo inútil (Blackie Books).