Verano titánico

Mi sobrino S y yo nos llevamos 27 años pero estamos de acuerdo en los grandes temas de la vida, como por ejemplo que Simbad y la princesa (1958) tiene a los más mejores monstruos de la saga. Pero el protagonista nos parece un grave error de cásting y sin que se entere nadie pensamos que ese Simbad nos parece un gilipollas. Sin embargo, El viaje fantástico de Simbad (1973) repara ese error y contiene a un protagonista más verosímil y a una potente Caroline Munro que justifica todo el Dynamation de la producción. Aunque estamos muy en contra de la falta de carismáticos monstruos que agilicen la acción y verdaderamente nos importa un huevo toda la trama si al final sólo va a aparecer una Diosa Kali de seis brazos y dos tetas que para más inri será destruida por un simple y tontorrón empujón. Aunque a decir verdad, la que más mola es otra y eso ya lo dijo Tom Hanks en 1992 cuando le entregó el Oscar honorífico a Ray Harryhausen: