Percepción marchitada


Qué divertido resultará comprobar cómo algunas películas, que en su estreno fueron vapuleadas por críticos snobs, se convertirán en nuevos clásicos cuando se cumplan las efemérides de turno.
  
Abierto hasta el amanecer (Robert Rodriguez, 1995).