Licencia para fascinar

En la foto: Guy Hamilton con Sean Connery y Shirley Eaton en el set de Goldfinger.
Si lo pienso un segundo, sospecho que fue la película más importante de mi infancia. Si lo pienso dos segundos, me asaltan flashes de una rubia en la cama, un Aston Martin en la carretera y un montón de soldados cayendo a ritmo de John Barry. No lo pienso tres segundos o tendré que recordar al primer y al segundo agente con licencia para fascinar.

Goldfinger (1964). Guy Hamilton RIP (1922-2016)