Born to be Wild

Easy Rider (1969) aparece en los libros como hito generacional pero yo sigo retorciéndome de aburrimiento en el sofá. Aunque Dennis Hopper tiene el detalle de regalarle un simbólico y farlopero cameo a Phil Spector en la escena del aeropuerto. Eso no lo menciona Peter Biskind.