Las Afinidades Electivas

El amigo Donnie Darko citaba La filosofía del viaje en el tiempo pero olvidaba el poder de un link, que te permite rebobinar hasta ese instante que el paso de los años ha borrado. Proyectaré el Festival Mofa a ritmo de Hot Chip con el presentimiento de que este será uno de esos viajes en los que vuelves con la misma ropa, pero con las costuras mentales vueltas del revés. Atravesaremos las carreteras perdidas y nos adentraremos en senderos de gloria llenos de intrigas varias y variadas, pero nada habrá que temer porqué viajaré custodiado por magníficos superhéroes y mesiánicos ejecutores. Aterrizaremos alegres y vivarachos al Mofa, que fácilmente podemos asimilar como el Sundance Catalán, por su propuesta audiovisual y por sus variables temperaturas que te hacen pasar del abrigo a los tirantes en un chas. En un aparador me toparé con El Hombre Esquizoide del Siglo XXI y enseguida volveré a Darko y sus agujeros de gusano que hace todo tenga sentido incluso cuando no hay reactores de avión en camino. Habrá una charla sobre cine independiente, un intento de nevada y una mención del festival en forma de trofeo para Difuminado (2014), que es el proyecto loco que, de alguna manera que ya no recuerdo, surgió de aquel psicodélico disco. Después vendrá la gamberra y talentosa Capa Caída (2013) del colega Santiago Alvarado, que finalmente a estas horas ya se habrá estrenado en los Cines Girona de Barcelona. Magnéticas felicitaciones para todo el equipo. También miráremos La Bomba en el despacho (2013) bonita epopeya laboral de Iván M. Valencia y José Mª Soriano, con toques de El método Grönholm y la siempre estimulante presencia de la cantante Zahara. Una elipsis culinaria me propulsará las narraciones más delirantes sobre los personajes más estrambóticos del underground español y me preguntaré cuando se recopilarán todos esos retales a modo de Peter Biskind. La sección oficial de cortos ofrecerá una buena selección de humor, amor y muerte con el estupendo Nada S.A. (2014) de Albert Pintó y Caye Casas como doble triunfador, pero mientras escribo esto seguiré acordándome de Honey, Honey (2013), que es una fascinante y brevísima pieza de Pol Diggler con chica bulímica en el lavabo. Vendrá un lapsus etílico y vendrá una elipsis por fundido hasta un cielo atravesado por el Surrender Dorothy de Víctor Fleming. Recordaré la fascinación de Salman Rushdie hacia El Mago de Oz (1939) y de pronto me acordaré de la tercera de Kevin Smith, que no sólo es su mejor cinta sino que además es una obligada guía sobre sexualidad a la que seguramente sólo falta un cameo de Elena Anaya. Vendrá otra resplandeciente elipsis que abre de blanco hasta una soleada mañana en la que Quico Palomar recitará su divertido repertorio en horas de vermut y con otro chas aparecerá la producción canaria Melania: paciente cero (2014) y su buen clímax en el aeropuerto, así como el extraordinario tráiler de Ninja Eliminator 4: The French Connection perpetrado por el loco de Mathieu Berthon. El jurado del Rec Phone le daremos el premio a Pinglu (2015) de Pau Fort y Eva Plans, divertida pieza coral de extraños e inquietantes elementos y no me quedará más remedio que mandar grandes abrazos para Albert San y su amable equipo del Mofa, un festival pasado por frío pero altamente compensado por su cálida empatía. Y si el prólogo de este texto pasaba por King Crimson, el epílogo lo cierra el grupo Els Navegants y su deslumbrante rock progresivo.