Sábanas con chinchetas

Bizarro cameo de Lars Von Trier en su ópera prima, la hiperbarroca El elemento del crimen (1984). La escena que prosigue en la habitación del hotel es lo mejor de todo el film y estéticamente queda conectada a su posterior Trilogía de la depresión: Anticristo (2009), Melancolía (2011), y Nymphomaniac (2013).