Percibirte bajo el agua

No sólo por motivos estéticos, poéticos o extracinematográficos, que también. Si te miras L’Atalante (Jean Vigo, 1934) sentirás que su coherente secuela se titula Eraserhead (David Lynch, 1977).