Más emociones fuertes y baratas

La Victoria Abril de Tacones lejanos (1991) recuerda las emociones de hace un año y emprende un laborioso y fascinante trayecto difuminado. Con paciencia, insistencia y un poco de amor.