Emociones fuertes y baratas

Tras varios kilómetros emulando a los Bicivoladores llego por fin a la zona de avistamiento. El padre señala el avión y le dice al hijo: -Emociones fuertes y baratas-. Todos los de ahí alzamos la cabeza y contemplamos un enorme Boeing rugiendo en el cielo. Retengo la frase del padre y recuerdo aquella cinta en la que un Tom Berenger con pintas de Guerrero Americano (1985) se lía a hostias contra un carnicero nocturno hermanado con el futuro killer de Cobra (1986). Buenos tiempos para Melanie Griffith que ese mismo año danzaría en Doble Cuerpo (1984) y poco después complicaría la vida a Jeff Daniels en Algo salvaje (1986). Aquí la Griffith también se dedica al striptease pero la dirección no es de Brian de Palma y visto lo visto me sigo auto-engañando con Abel Ferrara esperando descubrir una cinta redonda en su filmografía. El estruendo desparece del cielo. Al fondo se aprecia otro avión y luego otro y más tarde otro. Pero la cosa ya no tiene mucho interés. Como cuando ya has visto Teniente Corrupto (1992) y El Funeral (1996). Todo lo demás ya es caída libre.

Fear City (Abel Ferrara, 1984).