La fascinación de Séverine

Durante aquella semana, François le lavó los platos, le hizo la colada y le dio fuego cada vez que Luis se lo pedía. Todo y más con tal de que le contara que demonios había dentro de la cajita de Belle de Jour (1967).