Cosas que no dicen las revistas

No sólo era un coche fantástico. También era un amante prodigioso. Nadie sabe poner la quinta marcha como Kitt.