Dame tu número de placa

La primera noche llamas a la policía para que acalle los borrachos del parque. 
La segunda noche te despiertas con los gritos de un yonki. Llamar a la policía resulta una paradoja. 
Los agentes ya están allí y uno de ellos le ha roto la mano al yonki.