Complementos atemporales





En 2006 se decapitan algunos ositos. No resulta difícil cuando en lugar de peluche te topas con ácido en las venas. Es tan duro sentir el cianuro oculto en un saludo-decía el maestro Nach. Una elipsis nos traslada a las paredes de otra ciudad. En 2011 siguen las decapitaciones. Pero las cabezas se regeneran y se impone la supervivencia.