Buscando la forma (de hacerlo)


Al final de la escapada (1960) cumple 50 años y nos sigue demostrando que no tener una dolly no es excusa para no salir a rodar tu película. Cuando quieras (puedas) y donde quieras (puedas).