El Reclamo Ferrari en las carátulas


Era bastante eficaz ante energúmenos (como yo) que pagaban un alquiler sólo por ver el magnifico coche de la portada. Si ya aparecía un Ferrari te podías gastar hasta el último ahorro en esa peli cuyo guión te la traía floja. Que mágico el contacto visual con esa carátula y que decepción cuando el coche aparecía pocos minutos.