Soldado virgen hechizado por la belleza enemiga


Pero estando Peckinpah tras la cámara el desenlace de la escena no promete ser demasiado romántico. Eso sí, es uno de los momentos más tristemente bellos que filmó el viejo Sam. La Cruz de Hierro (1977) sigue siendo de hierro.