Testículo marciano requiere tu cuerpo (en el mejor de los sentidos)



Si me quitan unos años y me dejan el pijama, si me alargan la gripe y me ponen en la cama, será muy sencillo disfrutar de una de marcianos con intenciones de lo más malas. Invasores de Marte (Tobe Hooper, 1986)