Palabras de Stephen King

“Un día, estaba haciendo mis compras tranquilamente hasta que se me acercó una anciana que debía tener alrededor de 95 años, la cual en cuanto me vio me dijo que sabía quien era y que mis historias de terror le parecían horrendas. Sin que atinara a abrir la boca, la señora empezó a decirme que debería escribir historias llenas de esperanza como Cadena Perpetua. Cuando le comenté que esa película también estaba basada en uno de mis libros, me acusó de mentiroso y siguió criticándome. Fue muy gracioso y, de hecho, por un minuto dudé de que realmente hubiera escrito ese libro. Después de todo, no se parece mucho al resto de mis obras” (Entrevista de Gabriel Lerman, Imágenes de Actualidad)

Es indudable el gran talento que posee Stephen King para crear grandes personajes y situaciones acojonantes. Aunque no hayamos leído todas sus novelas, una película basada en su obra siempre es interesante. Hay adaptaciones correctas que parten de un buen inicio pero que se estropean por desenlaces ridículos. Normalmente estos finales nos decepcionan por las apariciones de absurdos monstruos como en Los Chicos de Maíz (1984), It (1990), Langoliers (1995) o El Cazadores de Sueños (2003). Naturalmente no he visto todas adaptaciones que se han rodado pero seguro que comparto (alguna) opinión al recordar sus mejores versiones: Carrie (1976), El resplandor (1980), La Zona Muerta (1983), Los ojos del gato (1985), Cuenta Conmigo (1986), Perseguido (1987), Misery (1990), Cadena Perpetua (1994), Verano de Corrupción (1997) y La Milla Verde (1999).
La Niebla (Frank Darabont) se estrena el próximo 30 de Mayo. Ilustración: Ray Russotto