Graffiti: Siempre será mejor el romanticismo que la política


“Tiamo” (Sitges), “Flor y sorpresa”, “Para siempre te amaré” (Barcelona). Prefiero estos inofensivos detalles de romanticismo urbano a la feroz campaña publicitaria de cualquier partido político: Carteles de hombres y mujeres pidiendo votos en árboles, farolas, paredes y horribles pancartas.