Graffiti: Denuncia Social

Como por norma general un ayuntamiento no escucha al ciudadano, este debe utilizar armas radicales para expresar su irritación. En este caso una pintada situada en la parada del metro de Barcelona “Fontana (L3)” se atreve a denunciar lo que todos pensamos. Que cada año nos suban el precio del transporte público es una autentica vergüenza (!). Debería equilibrarse la balanza y en el caso de subir los precios también deberían subir la calidad de los servicios, pero no es el caso. Al contrario. Y encima se pide no coger el coche y utilizar más el transporte (!). Como se nota que aquellos desalmados que dicen eso no cogen el metro a las 8 de la mañana. Si esos políticos quieren sentirse como una jodida sardina en escabeche deberían utilizar los maravillosos transportes que nos ofrecen. Serían los primeros en coger el spray y expresar su indignación en una pared.